SOBRE MI

Pasión por la fotografía

Lo primero, darte las gracias por dedicar un poco de tu tiempo e interés a mi trabajo.

Mi nombre es Rodrigo.

DSC_0304

Quería dedicar unas líneas a contarte quien soy y a explicarte el cómo y el porqué de mi trabajo.

Hace años, en mi adolescencia, un señor llamó a la puerta de mi casa, mi madre abrió. Se trataba de un comercial que vendía unos libros biográficos realmente baratos sin ningún tipo de compromiso, eso es  lo que prometió. Mi madre no dudó en comprar el lote completo, cinco o seis.

Unos meses después volvió a llamar a la puerta. Esta vez ofrecía no sólo los tomos de una enciclopedia, sino un par de cuberterías, colecciones completas de libros, cuchillos, láminas, y varias cosas que ya no recuerdo, entre ellas una cámara de fotos de carrete que aún tengo en una balda en la habitación desde donde escribo esto. El prometió que se trataba de una ocasión única y que se lo ofrecía a mi madre como agradecimiento por ser una de las primeras clientas de la ciudad. Así que si pagaba un ridículo precio, se llevaba el lote sin ningún compromiso.

rodrigo solana fotografo de bodas DSC_0347

 

Esta es la historia de cómo conseguí mi primera cámara de fotos.

Todavía conservo las primeras fotografías que me hicieron pensar en que una foto no es sólo una copia de lo que tienes delante, es el reflejo de un momento, de un sentimiento que no va a volver jamás, vendrán mejores o peores, pero ese ya pasó. Esa cámara ha capturado esos instantes para siempre.

Estoy seguro de que puedes entender la importancia de esto.

Desde ese momento no pude dejar de hacer fotografías a todo lo que podía, personas, animales, paisajes, bodegones improvisados… con el consecuente problema de que los carretes de fotos se me quedaban cortos. Es aquí dónde comenzó mi pasión por la fotografía.

DSC_0316

Varios años, varias cámaras y varios simposios, cursos y talleres después decidí comprarme a plazos mi primera cámara “semiprofesional”, si se le puede llamar así, porque una cámara no hace de ti un profesional. Estoy seguro que un verdadero fotógrafo podría hacerte un reportaje excepcional con una caja de cartón con un agujero.

Me compré esa cámara digital porque me disponía a realizar el primer viaje realmente importante de mi vida, con el que llevaba soñando años. Egipto. No diré que hice el reportaje perfecto, pero si descubrí,  tras ojear las fotos que me traje, la importancia que tiene capturar los momentos especiales.

Tras esto vinieron más países, Cuba, India, Vietnam, Indonesia, Japón… recorrí un buen pedazo de planeta cámara en mano, descubriendo e inmortalizando, aún hoy es el día en el que veo las fotos de mis viajes y me vienen a la mente los sonidos, los olores, los sentimientos…

_MG_7355 _MG_7387 _MG_7344 DSC_0058 DSC_0024-2

Meses después del último viaje,  unos amigos del instituto que habían visto mis fotos en internet, me otorgaron la responsabilidad de hacerles el reportaje de boda. Dije que si embaucado por el orgullo y sorprendido por la confianza que me estaban dando. Investigué, estudié, me informé de cómo debía trabajar para obtener  el mejor resultado. Ahora diré que no fue fácil, que no sabía muy bien lo que estaba haciendo y que tenía un miedo terrible de que a los novios no les gustase el reportaje. Aun así, disfruté de ese día como si fuera un invitado más, a pesar de estar trabajando, a deambulando de un sitio a otro cazando los momentos que la pareja querría ver cuando tuviese el reportaje listo. Cuando llegué a casa esa noche lo hice con una sonrisa de oreja a oreja, satisfecho, habiendo disfrutado, habiéndome atrevido a cargar con la responsabilidad que supone un trabajo así.

IMG_8429Saul-Belen-87

Pero eso no es nada comparado a ver la expresión de los novios cuando vi con ellos el reportaje. En ese momento supe que la fotografía de bodas no es como me la había imaginado, o como me habían dicho que era, supe que me encanta ser partícipe de un día tan especial, supe que es un honor que me escojan como la persona que va a recoger para siempre los momentos y sentimientos que se viven en ese día tan importante y supe que ese no sería mi último reportaje de boda.

Quizá este texto sea demasiado extenso y quizá diréis que no os interesa mi vida, que sólo queréis unas fotos de boda y punto, pero para mí es importante que nos conozcamos, que sepáis que no soy sólo una persona que aprieta un botón desde el otro lado de la cámara. Quiero que sepáis que pongo el 100% en cada boda, porque es mi pasión y porque yo mismo soy mi mayor crítico. Intento poner toda la sensibilidad en cada fotografía y para ello me gusta conocer a mis clientes, por esta razón con el reportaje de boda regalo un reportaje de preboda, ya que de todas formas quedaremos para hablar del día de la boda, qué mejor forma que aprovechando ese día para que tengáis un recuerdo de vuestro noviazgo. Además quiero que sepáis cómo soy y quiero saber cómo sois, de forma que no os sintáis incómodos durante la ceremonia porque un extraño ande inmiscuyéndose entre vuestros invitados y vosotros y de forma que yo pueda reflejar a la perfección vuestros sentimientos, vuestro humor y pueda enseñaros mediante mi trabajo todos los momentos importantes de ese día, los que sin duda veréis y los que se os escaparán.

IMG_9651IMG_4996IMG_4520

Para terminar y por si no lo he dejado claro, no soy amigo de posados que nos recuerdan a las bodas de nuestros abuelos,  me gusta que  mis clientes deseen un reportaje fresco, natural, que sean libres de hacer lo que quieran sin estar pendientes de que una cámara les está persiguiendo, porque es vuestro día y lo vais a disfrutar y eso es lo que yo quiero enseñaros.

Summary
Scroll UpSOLICITA INFORMACION